sábado, enero 22, 2005

Encontré ahora con la mudanza una bolsa con tremendo contraste que al abrirla me salpico de sentimientos con diversos colores...pues sin saberlo ha venido a ser parteaguas en mi vida, había ahí: mis botas con las cuales camine por la selva y encontré una felicidad distinta mientras descubría la profundidad de los colores una realidad desconocida con los corazones de un rojo intenso..... junto con mis tenis de mi boda que me transportaban a ese momento mágico y tan fugaz que me mostro otra cara de lo que llamamos amor, sin él, y con él, un contraste de mi vida que sin duda han tenido parte fundamental en la formación de esta corazón....que como siempre quisiera repetir y repetir...

1 comentario:

Blesser dijo...

Los recuerdos ,como las hojas, tienen un haz y un envés...

todo es, por suerte, dual...y lo importante es saber separar ambos matices aunque sea por una linea delgada...muy delgada...a veces por una sonrisa...otras por el cauce de una lagrima.

Un abrazo.

Daniel Blesser.