viernes, enero 07, 2005

Coraje Vs. Recuerdos.

Cómo vaciar este coraje que siento, y que no debía de ser….cómo permitimos que terceros nos vengan a afectar nuestro blindado entorno…porqué…pero lo sé no viene solo, sino acompañado de factores externos…que se supone uno debería ya de haber terminado de aprender a detenerlos o al menos controlarlos….el estrés, la rutina, la desesperación, la escasez de tiempo…no sé cuantos más…pero de pronto…si quisiera huir, desapecer y lo peor es que lo confieso….quisiera regresar a algunos días del pasado…quizá a uno en la selva, donde la crisis profunda y azotadora no pega, porque lo superfluo lo supera la naturaleza embargadora, la sinceridad de los seres que te rodean, el canto de las aves, los colores que te hablan al oído y te describen con caricias cada uno de los tonos, haciendo a un lado el estrés por si sólo…sin darle cabida…ahí los corazones aún en su mayoría son sinceros, honestos…prevalecen en el aire esos valores…..tan escasos en esta urbe…
….o quizá aplique mi imaginación con toda la potencia y energía …y huya de aquí y me transporte a una buena noche en el puerto de Veracruz después de sentir tu piel, la adrenalina del riesgo de que nos encontrarán, el sudor de ambos combinado gritando la palabra poseer, mi aroma indicándote con tenues susurros el punto exacto de tus caricias en cada milímetro de mi piel, volteo y veo tu rostro tan enfrente del mío, tan al alcance de mis labios, tus ojos, tu nariz, tu barba que me quema las mejillas junto con tu respiración, descargo un tanto de ansias del placer que siento halando con mis manos de tu cabello mientras observo tu mirada que como siempre lo hizo me grito amor! ese pequeño espacio de la barra en la que esta mi cuerpo sobre el tuyo se nos hace pequeño para tanto amor, recorres mi espalda con tus manos en diversas velocidades, lenta…rápidamente…pausadamente….se enrojecen mis mejillas en unos cuantos segundos que parecen eternos…como la misma gloria tan imaginada y tan desperdiciada…acomodas mi cabello fuera de mi rostro para sentir…saborear por completo mis labios, tiro mi espalda para atrás mientras tú modificas tu rostro por el látigo de placer que nos embarga….morimos por completo entre nuestros brazos…y después de unos minutos volvemos al tiempo real, me miras a los ojos y releo lo que tu corazón desde siempre me dice, me paro furtivamente y con una sonrisa empiezas a acomodarme el cabello y la ropa despojada, caminamos hacía la recamará nos abrazamos en el colchón que nos han improvisado como visitas que somos y me rindo entre las sábanas y tu piel que me regalo esa protección inigualable desde la primer noche que pase contigo…..nos vencemos en el sueño y sólo alcanzo a escuchar por el amanecer las voces acompañada de las miradas seguramente de nuestras amistades que se empeñan en despertarnos mientras ríen y comentan la estupida manía que tenemos de dormir abrazados y tomados de la mano…cambias de posición y vuelves a buscarme la mano para ambos aferrarnos a ellas…y si así era …tal vez por el oculto temor de que sabíamos...podríamos perdernos….hoy curiosamente además de haberte perdido a ti, he perdido la manía de tomar de la mano, ahora pido respeten mi espacio cuando se trata de dormir…

Bueno, ya tuve suficiente distracción hacía mi molestia que traía a cuestas desde el día de ayer…ya encontré gracias a la imaginación y recuerdos un cierto grado de paz….ahora veo un poco de aceptación al cambio y seguramente esto también pasará…por de mientras me voy, con una gran sonrisa…tan sólo de volver a recordar tan buenos instantes…adiós coraje, no quiero saber de ti, ja, ja…
LUNAZUL

4 comentarios:

Carolina dijo...

Hey!! que buen post!!.. saluditos ;)

Blesser dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Blesser dijo...

Los recuerdos son el pan de los dias y la sal de cada noche.

No los dejes ser arrastrados por el viento del olvido...seran tu, mi, nuestro equipaja mas fiel cuando las arrugas se acunen sobre la piel.

Deja que sea el tamiz de tu alma quien intente separa lo bueno de lo malo y quedate con esos recuerdos que tengan el calor de una piel.

Daniel Blesser

Ramiro dijo...

es bueno sacar el coraje para que no haga daño
saludos