viernes, julio 23, 2004

Por fin!!


Sucede que tengo inundada la mente y no se si lo han vivido pero no puedes coordinar una sola idea…saturada y vacía a la par, pero bueno inicie este blog para darle escape a mis ideas y así poder conciliar el sueño un poco más, así que ha echarlo a andar…

He tenido serios problemas con lo que implican estas palabras ya por fin! expuestas…primero intente subir una línea que me salio del alma y como respuesta obtuve un rotundo NO del blog, pues me fue imposible, así que lo tuve que extender un poco, darle gusto, no le pareció mi brevedad…y bueno a echar a andar de una vez por todas mis manos en el teclado…y así fue, sólo que una vez concluido lo que quería compartirles, satisfecha con el resultado…puuummm!!! se borrrrooo!!!, entonces caí en un colapso, enfrenté a la máquina y al mismo blog con un terrible puchero y enojo, porqué cómo recuperar algo que ya se ha ido… algo pasado…entonces opte por recordar las letras que de mi habían surgido y contrarreste mi molestia con la realidad…el pasado ya no esta, aunque queramos imaginar que aún sigue con nosotros…y así como muchas personas, momentos, se han ido y no los puedo volver a vivir, así igual sucedió con mis letras…pero ahí voy una vez más…a terquear con lo que ya se ha ido..

No se si tan solo consista en mi estado de animo, en coincidencia o quizá sin aceptarlo del todo, la forma en la que día a día caminamos…..pero he notado como estamos ligados al pasado, invariablemente, feliz o tristemente….azul o gris, pero irremediablemente.

Quise deshacerme de esta idea, dejarla por la paz por su complicación, pero anduve días con ella, me dormí con ella y a las primeras horas de la mañana me levanto y hoy ya harta de esta decidí perpetuar su valor.

Creo que tal vez empecé con esto por contagio de otros blogs (Jules y fantasma), leí y recorde sobre lo difícil que puede ser el encontrarte con ese alguien especial y tratarlo como un simple extraño, cuando le has compartido más que el corazón, ¿cómo puede alguien tan tuyo, pasar a ser tan ajeno?. Me tope también con el cómo lo sucedido en alguna etapa de nuestras vidas, puede llegar a clasificar nuestro tiempo a tal grado del que al mencionar un mes o año especifico, una simple palabra, nos provoque volver a sentir real ese pasado…como vivirlo con todo y la nostalgia o felicidad que nos haya dejado..y a la vez me avisaron de un sueño…y cómo ese acto incomprensible puede llegar a provocarnos tantos sentimientos…entonces con esos sucesos y la idea que me persigue..veme aquí hablando entre otras tantas cosas “del pasado”…

Algunas veces duele, otra veces te engrandece….pero siempre hay un profundo suspiro por uno de esas sombras que nos persiguen eternamente pues siempre he afirmado que cada una de las personas con las que nos encontramos a nuestro paso, nos desarrolla esa difícil tarea de aprender a amar… así que quizá mientras más profundamente las conozcas más te acerques al enigma que nadie ha podido finalizar…el eterno andar, pero sin retorno…

Hoy creo poder afirmar que todos somos una historia compuesta más de ausencias que de hechos concretos, decir que la vida es una gran suma de ausencias hoy no sonaría tan desatinado…

Quién en esta vida no se detiene ante un día gris provocado por la ausencia de alguien, ese ser que ya no esta a nuestro lado, que ya fue y tuvo su escena en nuestra vida y por más que se desee (pero no imposible), igual ya no podrá volver a ser…

Para mí, ha habido momentos especiales que querría repetir, instantes de mi vida que daría cualquier cosa por hacer y rehacer mejor. Como todos los seres humanos querría volver a vivir esta misma vida, aunque de ser posible equipada con lo poco o mucho que he aprendido en la primera oportunidad. Como bien diría Nietzsche permanecemos anclados a esa ilusión del eterno retorno.

Y aunque de ese mito no he sabido que alguien lo resuelva, o afirme, existe algo que nos acerca a ello…y esos son los recuerdos..pues es de donde tomamos los elementos para que a través de ellos construyamos una imagen en la ausencia.

Y es así tan sencillamente como en un día normal, con un brindis simple, de repente en nuestra mente aparece esa persona, y mientras convives con el número de amigos que desees, ese alguien, te taladra la mente, te lleva de la mano con los recuerdos, a las noches y amaneceres, al beso ya no dado, a los abrazos, al llanto otorgado y las sonrisas infinitas, a los lugares visitados, y las promesas que quedaron a la deriva…Y entonces nos salimos del lugar, estamos y no estamos, ¿cómo se le puede llamar a ese tipo de ausencia?, cuando esta el cuerpo pero nuestro corazón se encuentra visitando otro lugar, con alguien más…

…de la misma manera, un día cualquiera, voy cruzando la calle, siento la mirada y me detienes el corazón, te veo detenido mientras cruzo la calle, te vuelvo a ver en la playa, cercano y tan lejano a la vez, sin más ahí va, te topas con esa persona a la que le debes tantos días buenos y malos, pero ya no hay más, sólo se dan un cruce de miradas y es entonces cuando recuerdas esa frase trillada “una mirada dice más que mil palabras”, y continuas entre el andar y las memorias, ausente por el aturdimiento de ese pasado que me abraza y me hace sentir escalofríos por lo que fuimos…después de haber compartido tanto tu vida con esa persona, ahora ni siquiera un adiós, un cómo estas, nada, después de que planeamos nuestras vidas completas, aún con que formamos un “nosotros”..hoy ni una palabra provocó…cómo puede a llegar a nacer esto, sin sentir rencores, ni odios, ni amor, ahora la indiferencia embarga a tal grado de estupidez en la que dos cuerpos se evaden…o quizá es el miedo a no poder resistirse a revivir el pasado..porque no se sabe si alguno de los dos pueda decir alto a una caricia que no lleve freno ni conozca del tiempo…

… dan las once de la noche, un beso de buenas noches…cierro los ojos pensando en los pendientes que me persiguen y poco a poco alguien les va ganando espacio y una vez profundamente dormida se establece y me invade…suena el despertador, después de un suspiro y gesto de extrañes, me despojo de ese sueño como lo hago de la pijama, robotizadamente camino a la regadera embargada de esa persona, y así como empieza a caer el agua, inician los cuestionamientos…como puedes sentir un sueño tan real, quién te desmiente que no sucedió, quién me niega que no estuve yo oyéndote, que no sentí ese beso, que no vi la luna atestiguando ese reencuentro, que no me senté a tu lado en esa cueva a observar la grandeza del agua y la noche combinadas, que no sentí esa felicidad tan grande de hallarte, tan igual como la tristeza de despertarme…¿cómo se explica?

He querido pensar que si sucede y que todas esas añoranzas sí las resolvemos, que todos esos momentos en que nos invaden los recuerdos si tienen fin…y es que con cada recuerdo…nuestro espíritu nos abandona toma un par de alas de repuesto y se va un poco de nosotros para ir a vivir eso que ya no podemos…va y le dice a aquella persona al oído nuestro nombre, va y la rodea entre sus brazos, le refuerza los recuerdos, las sonrisas y todos esos momentos, tal cual, así como a cada uno de nosotros nos ocurre con los sueños…

…El pasado, dicen que ya no es, pero que alguien me afirme que ya no lo piensa o lo siente…

 
 Dicen que no es bueno vivir del recuerdo. Yo en cambio siento que si me borran el recuerdo es como quitarme trozos importantes de lo vivido. Además, prefiero tener alguien a quien recordar, que no querer recordar a alguien. Bueno, eso opino yo. 
                                                                                                                        Jaime Sabines.


3 comentarios:

ALICIA/AZUL dijo...

jules espero que ahora ya no encuentres falla, probando, probando, jajaja

Carlos dijo...

.. me provocaste un suspiro y en una bocanada viajar a mil y un lugares... y una reflexión... pero tengo que salir... te la comparto luego... te dejo un beso y te pido que si en unos instantes miras al pasado o tu espíritu viaja por la noche allá atrás... si me ves... dime algo... dame un abrazo de esos de amigos de selva azul... que seguramente aquel que "vive" allá... lo necesita... tqm... FANTASMA

Elizabeth dijo...

Si borraramos todo nuestro pasado, no tendriamos de que reír, de que llorar, de que aprender...

Definitivamente la casualidad si fue muy grande! ;)