jueves, julio 15, 2004

Mi luna!

LA LUNA

Pesa 7,500,000,000,000,000,000.00 toneladas y ejerce diariamente sobre nosotros un poder de atracción superior a cualquier otro cuerpo celeste.

Nacemos y desde antes ya ha sido testigo de nuestros pasos, del ir y venir de cada día.
La podemos notar cambiante como cualquiera de nosotros, a veces presente, completa, ausente, oculta, roja, azul, con el color que tu humor tenga, pero siempre observándonos, brindándonos esa energía sin igual, soñadora, enamorada o desilusionada como el corazón le indique nuestro estado sentimental.

Es fiel inspiradora de pintores, poetas, o cualquier ser mundano de este lugar; no selecciona, no clasifica es para todos por igual, lo mismo te acompaña en una noche desolado, que en un viaje por el mar, a una mujer le recuerda el poder de de la maternidad, es testigo del mal y presente del amor, atrae la curiosidad del niño que empieza a hablar, acompaña al desamparado y al gravemente ocupado, siempre esta ahí pegada a ti, a mis sentimientos, a los pensamientos, a mis sueños y recuerdos.

Sé del egoísmo, todos lo hemos vivido, pero aún con que es un astro que en un gran porcentaje me brinda la energía y me revive todos los días, nunca he tenido el sentimiento de hacerla solo mía, de robarla, y además de la improbabilidad del deseo, no creo que provoque esa clase de efectos, sino el pensamientos de complicidad, de que en cada noche con su presencia estamos más de dos comunicándonos, pensándonos a través de su luz o su matiz, es un eterno compartir.

Podría escribir eternamente de sus poderes, secuelas, y sentimientos que me puede provocar pero habría de acabar en un mismo lugar, en alguna línea o pensamiento de algún otro ser tan igual o distinto a mí, pues a eso y más allá llega su poder de igualdad.

Su pasado va más allá, la nombremos Selene, Ixchel, Lilit, como nuestros antepasados la solían llamar, el poder sigue persistiendo y electrizándonos igual; hoy quizá ya no le rendimos culto para que ejerza sus poderes por una lluvia, se los pedimos por una amor, mañana no habrá un sacrificio que atestigüe ella, pero si lo hará por un nacimiento; algunas peticiones han cambiado pero mi devoción al menos, no.

Cada día, me despierto con ella, la pinto como a mi corazón de azul, rojo o plateado, la sueño, le pido un y mil deseos, recuerdo su pasado aunado al mío, me cuestiono sobre su vida como de la mía, sobre nuestros tonos y alcances, sobre mi amor y todos los suyos y así lentamente vuelvo a caer rendida bajo su cobijo, para volver a despertar otro día más embargada de su hipnotismo, que si he de calificar lo llamaría invaluable y jamás lo cambiaria.


Y recuerden:

...la luna se puede tomar a cucharadas o como una cápsula cada dos horas...
...un pedazo de luna en el bolsillo es mejor amuleto que la pata de conejo: sirve para encontrar a quien se ama, para ser rico sin que lo sepa nadie...
...pon una hoja tierna de la luna debajo de tu almohada y mirarás lo que quieres ver….
...lleva un frasquito de aire de la luna para cuando te ahogues...
...y para los condenados a vida no hay mejor estimulante que la luna en dosis precisas y controladas...
Jaime Sabines.

Buena vida, buena luna!! 

 Image Hosted by ImageShack.us



1 comentario:

Magenta dijo...

Asi es, la Luna es la eterna musa de alguien ke yo conozco y ke es muy pero muy importante para mi.
Gracias por pasar a mi Blog.
Saluldos! andare por aca, creo ke voy a poner un link de tu blog, me gusta mucho, nomas dejame ke se me vaya la depre y la flojera ke traigo.

Saludos Magentas!