miércoles, septiembre 15, 2004

Un pensamiento del fuego lento...

“A veces las misivas eran pasionales, otras desbordaban afecto y admiración reciproca. De pronto, me contaba historias familiares y entraba en intimidades al describir cautelosamente sus fracasos de pareja, inalterablemente nos escribíamos de usted y ella, antes de su nombre estampaba la palabra “suya”…en muchas cartas intercambiábamos ideas eróticas y ambos alimentábamos la posibilidad de algún día tener …un encuentro furtivo” … René Avilés Fabila…
LUNAZUL

1 comentario:

Pedro dijo...

Aaaahh...Esos tiempos furtivos.

Es como cuando llegas a tu casa y ves tu cama vacía...lo que te obliga a recordar viejos tiempos.

Saludos y gracias por tus visitas.

Ciai.